DORMIR MEJORA LA MEMORIA A CORTO PLAZO

DORMIR MEJORA LA MEMORIA A CORTO PLAZO

Dormir mejora la memoria

 

 

Hemos leído un estudio que vincula la menor cantidad de horas de sueño a la pérdida de memoria a corto plazo: ¡también la siesta cuenta!

Sabemos que dormir las horas necesarias y dormir en paz es un factor imprescindible para nuestra salud, también para mantener en forma la memoria a corto plazo y para prevenir la pérdida de memoria en la edad adulta. Hemos leído un pequeño pero curioso trabajo universitario que, una vez más, pone de manifiesto hasta qué punto un sueño de mala calidad afecta a nuestra memoria, en este caso a la memoria a corto plazo. El trabajo, realizado por Francisco Gálvez en la Facultad de Biología de la Universidad de Sevilla, consiste en un estudio que trata de demostrar que los problemas del sueño afectan tanto a nuestra memoria como a nuestra capacidad de reacción. En concreto y como hemos comentado, el estudio se centra en la memoria a corto plazo, que sería algo así como la memoria RAM del ordenador, aquella que utilizamos continuamente para almacenar datos sin los que no podemos desenvolvernos en el día a día.

Para intentar ver si existe una relación verificable entre el sueño y la memoria a corto plazo, los investigadores realizaron determinadas encuestas a la población de la comunidad universitaria con el fin de verificar los hábitos de sueño. En estas encuestas se preguntaba sobre sexo, edad, pertenencia a una facultad concreta y hábitos de sueño, es decir, se preguntaba a los estudiantes la cantidad de horas diarias dedican a dormir. En la prueba de memoria a corto plazo, que era la segunda arte del estudio, se les mostraba una imagen con 35 objetos para memorizar y se les concedía un minuto de tiempo para recordar el máximo número de nombres de los objetos que habían visto. Finalmente, se midieron las respuestas y se sacaron las conclusiones.

Como conclusión cabe destacar que, en efecto, el estudio puede verificar la mayor la mayor capacidad de memorizar de los sujetos estudiados con mejor calidad y horas de sueño, que en este caso fueron los de la Facultad de Farmacia (participaron en el estudio estudiantes de diversas facultades de ciencias), de modo que los autores concluyen que esa hora de más que duermen los que mejores resultados obtienen en los tests es sin duda lo que conduce a mejorar sus resultados.

Cabe destacar que el estudio no arroja datos muy distintos de los que podemos suponer para la población en general: la mayoría de estudiantes que participaron en el estudio dormían un promedio de ocho horas, y los que dormían una hora más era debida a la siesta, con lo que el estudio concluye que más horas de sueño, aunque sea a base de añadir una siesta, resultan beneficiosas para nuestra memoria.

Aunque se trate de un pequeño estudio, es interesante aportar más datos sobre algo que desde hace tiempo es bien sabido: la falta de sueño nos hace perder reflejos, impide que nuestra capacidad de rendimiento intelectual se recupere y nos hace más torpes en general. Si dormimos mal, la memoria nos falla y cometemos muchos más errores: las hormonas que regulan el ritmo circadiano de nuestro organismo no realizan bien su trabajo, el ritmo se desarregla y como consecuencia nuestro rendimiento se deteriora. Por eso no basta con que pensemos que “cinco horas de sueño nos bastan”, hay que analizar si el sueño nos resulta cualitativamente útil y hay que combatir el insomnio y los despertares intempestivos que rompen la regularidad de una noche apacible y sin sobresaltos, algo muy deseable para nuestro cerebro.

Bioherbarium

Buscamos para tí las innovaciones en Salud Natural, los mejores consejos para la mujer de + de 35 y la Cosmética Bio certificada formulada con el máximo respeto a la piel y al medio ambiente

Deja una respuesta

Cerrar menú