CONTAMINACIÓN: ¡POR FIN LA OMS LO ADMITE!

Al fin la OMS admite que la contaminación urbana es causa de cáncer
Al fin la OMS admite que la contaminación urbana es causa de cáncer

 

 

Al fin la OMS admite de forma oficial que la contaminación ambiental es un peligro para la salud, y una causa de cáncer de pulmón y de otras graves enfermedades.

 

 

¿Podemos hacer algo para contrarrestar sus efectos?

Lo cierto es que todo se ha focalizado tanto en los fumadores y se ha demonizado tanto el tabaco (sin duda terriblemente nocivo), que la polución causada por los automóbiles parecía inocua o eso querían hacernos pensar. De ese modo, el humo del tabaco ha sido hasta ahora el perfecto chivo expiatorio sobre el que han recaído todas las culpas. Pero resulta que la revista de investigación The Lancet Oncology publica que en 2010 se produjeron nada menos que 223.000 muertes por cáncer de pulmón en todo el mundo atribuibles a la contaminación ambiental.

 

Las fuentes principales de este aire contaminado son los tubos de escape, las emisiones industriales y agrícolas y la calefacción residencial. Respiramos un aire cargado de contaminantes infinitesimales y compete a los gobiernos tratar de paliar este problema cada vez más acuciante. Pero, mientras tanto, ¿podemos hacer algo para compensar tanta suciedad como entra en nuestro organismo? A nosotros sólo se nos ocurren dos recomendaciones:

  1. La primera es no obsesionarnos. Puesto que estamos en permanente riesgo de enfermar físicamente, no hace falta que, además, le añadamos problemas mentales a nuestra complicada vida. Por supuesto esto es fácil de decir pero no siempre de hacer. Cada vez hay más personas con trastornos de hipocondría u otras fobias relacionadas con la contaminación del aire, de los alimentos, etc.
  2. La segunda es tratar de minimizar, si es posible, los efectos de tan ubicua contaminación. Es evidente que fumar es añadir una bomba de relojería al polucionado ambiente que respiramos. Pero hay más: podemos, por ejemplo, evitar los cosméticos convencionales, que contienen parabenos, derivados del petróleo y otras joyas. La cosmética natural asequible existe: ¿para qué, entonces, dejar que penetren a través de la piel contaminantes indeseados sin necesidad alguna?
  3. En el campo de la alimentación, podemos minimizar el impacto de la comida que ha crecido en huertos contaminados tratando de consumir alimentos ecológicos. La alimentación bio está en alza y se encuentra cada vez más cerca de nosotros. Son productos algo más caros, pero en la medida que el consumidor los busca y compra cada más, se irán haciendo más asequibles.
  4. Nuestra tercera recomendación es averiguar, a través de estudios clínicos rigurosos, si en efecto existen suplementos alimenticios que pueden ayudarnos a bloquear el consumo y la acumulación de metales pesados y otros contaminantes en nuestro organismo.

 

 

Así se dice de las vitaminas B6 y B12, que los médicos naturistas aseguran que  ayudan en la eliminación de metales pesados en el tracto intestinal.  Tabién a los aminoácidos que contienen sulfuro, como la metionina, taurina y cisteína, se les atribuyen propiedades queladoras.

 

Está también la pectina, que se halla en la piel de las manzanas y las peras, principalmente, y ayuda a eliminar los metales pesados a través del intestino. O la N-Acetil-Cisteína, funciona como agente quelador* y antioxidante. (*quelador: que capta los metales y les hace perder sus propiedades nocivas). Y muy especialmente en Glutation, que se ha demostrado efectivo en la intoxicación por metales pesados.

 

Por último, insistimos de nuevo en no pecar de excesivo alarmismo, especialmente por una razón: se trata del aire que respiramos. No podemos prescindir de él.

Buscamos para tí las innovaciones en Salud Natural, los mejores consejos para la mujer de + de 35 y la Cosmética Bio certificada formulada con el máximo respeto a la piel y al medio ambiente