Hidratar diariamente la piel del cuerpo al salir de la ducha o baño es un gesto de higiene que mima tu piel. Si, además, lo haces con cremas y aceites corporales a base de ingredientes naturales, tu salud te lo agradece también.