Cremas Solares Bio en nuestra tienda de Cosmética Natural Ecológica
Cremas Solares Bio en nuestra tienda de Cosmética Natural Ecológica

La protección solar es necesaria todo el año, mas aún con los cambios climáticos que se avecinan. Y no solamente en la playa o en la montaña, no únicamente durante las vacaciones, sino también cuando haces vida cotidiana en tu ciudad. En nuestra tienda online de cosmética natural ecológica encontrarás Cremas Solares con certificado Bio:

Alga Maris Una conocida marca de protectores solares Bio. Para niños y para adultos, Alga Maris presenta una amplia gama de cremas y sprays solares.

Alphanova: Excelente relación calidad-precio y un protector especializado en el rostro: con color (tipo BB cream) y sin color.

Naturado: Nuevos protectores solares que gustan muchísimo: Para adultos y niños en el mismo producto, y sin rastro blanquecino.

The Organic Pharmacy: Un protector solar con un concentrado de ingredientes único: The Organic Pharmacy spf50. Es facial y corporal y deja un dorado espectacular.

¡Protege tu piel y la de los tuyos!

Y mira este VIDEO asombroso para ver paso a paso lo que el Sol hace en tu piel.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha constatado que en España se han triplicado, en los últimos cuatro años, las enfermedades cutáneas, fundamentalmente por causas derivadas del sol. Además, estas cifras indican un aumento alarmante de los casos de melanoma en jóvenes de entre veinticinco y veintinueve años, debido básicamente del abuso del sol en su infancia.

  Reproducimos, porque nos parecen útiles e interesantes, las medidas que aconseja la Organización No Gubernamental FACUA-Consumidores en Acción para una correcta protección solar.

 

Decálogo de medidas preventivas ante la exposición solar:

  1. Evitar la exposición del sol en las horas de mayor incidencia del sol, entre las doce de la mañana y las cuatro de la tarde. FACUA recuerda que en este período los rayos del sol son más fuertes y perjudiciales para la piel, por lo que debe evitarse el ejercicio y las actividades al aire libre.
  2. Usar protectores solares adecuados a tu tipo de piel. No todas las zonas del cuerpo necesitan el mismo factor de protección, ni todos los protectores solares previenen de los rayos UVB, causantes de las quemaduras solares, y rayos UVA, responsable principal del envejecimiento de la piel. Se debe usar cremas que protejan de ambos tipos e radiación con un factor mínimo de treinta, y además aumentar éste en las zonas delicadas (cara, hombros, cuello, calva, escote, orejas, manos y empeines).
  3. Aprovechar las sombras para protegerse del sol, sobre todo en las horas centrales del día. Sin embargo, las sombrillas o la ropa no eliminan del todo la radiación solar, por ello en la sombra también hay que usar crema solar.
  4. Usar ropa que nos resguarde del sol como sombreros de ala ancha o gafas, siempre que éstas tengan un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB.
  5. En días nublados también es necesario usar protección solar. FACUA recuerda que los rayos del sol traspasan las nubes y se reflejan en el agua o la arena, por lo que también se está expuesto a la radiación solar aunque no veamos el sol.
  6. La aplicación abundante de protección solar así como la repetición de esta acción cada dos horas, así como después del baño o transpirar, evitará quemaduras en la piel. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad además advierte de que hay que evitar el uso de los protectores abiertos desde el año anterior.
  7. Evitar la exposición al sol de los menores de tres años. Los niños suelen ser más vulnerables por lo que deben ir protegidos con una crema solar testada pediátricamente de factor alta, resistentes al agua, y con prendas adecuadas.
  8. Usar protectores solares no sólo cuando se vaya a tomar el sol en la playa o la piscina. Se debe utilizar incluso en la ciudad, ya que los rayos del sol también nos afectan andando por la calle. 
  9. Evitar las lámparas y camas bronceadoras, ya que según la OMS aumentan el riesgo de cáncer de piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección.
  10. Observar la piel frecuentemente. Realizar una autoexploración del cuerpo cada uno o dos meses. Ante los cambios de color, forma o tamaños de las manchas o lunares, se debe acudir al especialista para un análisis en profundidad. Estas revisiones son fundamentales si además se tienen antecedentes personales o familiares de enfermedades cutáneas.

 

Debemos aprovechar la naturaleza, disfrutar del sol y el aire libre, pero sigamos aquellos conocimientos que nos aconsejan proteger nuestra salud de esa misma naturaleza que, en gran medida por la propia nefasta acción que sobre ella lleva a cabo nuestra “civilización” del siglo XXI, desata su turbulencia de forma cada vez más difícil de controlar. El silencioso cambio de los rayos de sol, debido a la destrucción progresiva de la capa de ozono, es uno de esos peligros.